• Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt

* HOY NO CIRCULA Y
UNO POR UNO, UN FIASCO

Publicado Agosto 30 / 2014.. Por Raúl González Rivera
Y

a vienen los Juegos Centroamericanos y del Caribe y las condiciones del tránsito en la ciudad persisten en el caos.
Autoridades de los dos niveles importantes han dicho que no hay problema. Esto, porque según cuentan que ya existe toda una logística –que nadie de la ciudadanía conoce– y que además el programa de movilidad urbana, que tanto cacarearon semanas atrás, tiene prácticamente resuelto el asunto de las vialidades y los pasos accesibles para los cinco mil doscientos atletas que vendrán de otras latitudes del mundo a la entidad veracruzana.
Sin embargo, hay un reto entre los ciudadanos en el sentido de saber a ciencia cierta cuáles sí y cuáles no son los conductores que respetan el Hoy no circula, que incluye a camioneros y taxistas y qué del 1 x 1, que difícilmente un conductor respeta, pero si se trata de los servidores del taxi, jamás.
Educar cívicamente o acerca de vialidades a los automovilistas en el lapso de dos meses, es una tarea que se teme sea menos que imposible, amén, por supuesto, de que haya un mago en la administración de gobierno que entre al quite y rompa con la inercia, el rezago, y supere la topografía repleta de baches con que cuenta la ciudad y particularmente el ramal de arterias públicas que conectan con el corazón de la otrora Atenas veracruzana.
La obra hidráulica ha dejado abiertas las cepas que se están abriendo en las mismitas calles y avenidas del centro de la ciudad, siendo que en algunas su pavimento y cambios de tuberías para distribución del vital líquido se hicieron apenas hace entre cuatro y diez años, lo que provoca el desorden y caos que pareciera no terminarse jamás.
La autoridad vial se deja sentir a través de sus policías viales, quienes arremeten, hostilizan, ofenden, pero no orientan a ningún automovilista ni peatón. Desde sus cómodos asientos de conductores y copilotos, los patrulleros llaman a la ciudadanía a retirarse de los espacios prohibidos, cuando la ciudad no los tiene y los que existen están congestionados.
Empero, con sus viscerales órdenes, favorecen a los estacionamientos públicos existentes, en los cuales tampoco cabe un alfiler, pero en cambio, se han dado a la tarea de incrementar sus tarifas por hora cada que aprietan las grúas o los uniformados de tránsito, para supuestamente establecer el orden donde no existe.
Siendo honestos, ¿alguien en algún momento ha respetado absolutamente el uno por uno o los semáforos, donde los hay, considerando sus colores verde, amarillo y rojo? Así como José López Portillo diría que la "solución somos todos", en cuestión de tránsito y vialidad quién se salva de violar un semáforo, pasarse un alto o constituir un peligro para el resto de automovilistas y peatones. Por favor.

* DISMINUCIÓN DE CURULES,
FAVORECERÁ AL "PRIAN"

Seguramente los genios de la política, priistas y panistas, encontraron que disminuyendo las curules de regalo, las plurinominales, la oposición –se sobreentiende son los membretes partidarios calificados de izquierda–, serán irremediablemente los menos favorecidos o aquéllos que simplemente perderán toda expectativa de continuar en la contienda legislativa, una vez que se afirmen como tiradores en contienda electoral a las sillas del poder legislativo.
Debido a que el viejo régimen de alguna forma incluye en sus filas un cuadro de asociados de base, le garantiza que en la elección de diputados uninominales llevará la ventaja, por las razones que usted quiera, como son las que se invocan en cada proceso electoral, consistentes en la compra de votos, el reparto de despensas y colchones y cobertores a cambio del sufragio y, por añadidura, hasta la clonación de credenciales de elector, como suele advertirse en cada relevo constitucional en los recintos donde se elaboran las leyes.
Si Morena, como lo prevé Andrés Manuel López Obrador, tendrá un siete por ciento de curules el año entrante, con seguridad que así será, doblará por obviedad al resto de partidos de oposición al PRI y al PAN, quienes se repartirán el rico pastel presupuestario del próximo proceso electoral, dejando muy atrás a las izquierdas, incluida la que representan los perredistas.
Es decir, que los porcentajes le brindarán al PRIAN la mayoría de curules uninominales, pero en el reparto de las pluris igual sucederá, con lo cual, las izquierdas se las verán tan difíciles que bien podrían desaparecer algunas de ellas. Dante Delgado, los Zambrano y demás membretes como es el PT, lo saben.
La disminución de curules tiene un doble fondo, que no es precisamente sólo abatir costos y gastos superfluos que de siempre se realizan con los cuerpos de legisladores, profundamente cuestionados acerca de sus reales cometidos como tales, ya que los temas que se relacionan con el habitar cotidiano de la sociedad, no se meten, y en el terreno de la gestión social quedan muy lejos de cumplirla a plenitud, pues sus intereses son primero los personales y luego los que entraña su representación ante la sociedad que los eligió y paga sus costosos emolumentos.
Empero, antes debe modificarse la Constitución para poder desaparecer cien curules federales. Propuesta del PRI, que ya se cocina. Esperemos.

* COATEPEC, MEDIO SIGLO,
LA CIUDAD MÁS CRIMINAL

Don Leonardo fue jefe de la policía judicial del estado por más de 30 años, sin portar arma alguna, para él la ola criminal que sucede en estos días sobre tierras veracruzanas, no le extraña, porque a decir suyo, en el lapso de los primeros 50 años del siglo XX, una muestra semejante se dio sobre todo en determinadas poblaciones, destacando precisamente la tierra de la escritora y poetisa María Enriqueta, la cafetalera Coatepec.
Recuerda el hombre que vio toda clase de crímenes, porque a él correspondió encabezar las investigaciones de rigor sobre tierras del territorio veracruzano, que dos ciudades particularmente se disputaban haber sido las sedes con el mayor número de eventos criminales, que jamás habían ocurrido en la entidad y durante la primera mitad del pasado siglo XX.
Los gobernadores Marco Antonio Muñoz, Antonio M. Quirasco y Fernando López Arias tuvieron que enfrentar la ola delincuencial y criminal más severa de los primeros 50 años del anterior siglo XX. Los procuradores de esa época se la vieron muy difícil, porque las presiones que ejercían los caciques regionales incluían necesariamente los actos de violencia.
En Coatepec se dio la ola violenta y de inseguridad más desproporcionada, consistente en el asesinato diario de numerosos veracruzanos. Recuerda el jefe Leonardo, un hombre de un metro 82 centímetros, rostro amable, sereno en el hablar, que la muerte se apoderó de los habitantes de la vecina ciudad del café, el mole y los artículos artesanales para el hogar –se cuenta– por décadas, sin que nadie se atreviera siquiera a tratar de imponerle controles. Todos los días amanecían con "colgados" de los árboles del parque principal del poblado.
Todavía en los años de ostentar la presidencia municipal el mayor Tolentino Alcántara, tal fenómeno continuaba. Pero con determinación, las autoridades locales y los apoyos de guardias blancas y otros grupos, ayudaron a limpiar de criminales las ciudades más conflictivas de la entidad, como ocurrió primero en Coatepec, seguida de Coatzacoalcos, Veracruz, Córdoba y Orizaba, particularmente.
Dice el ex jefe policiaco, entre los más respetados y queridos de la entidad, durante décadas, que los saldos de sangre que tiñen hoy día al estado de Veracruz, ya tuvieron lugar en aquellos años de crímenes en los poblados referidos anteriormente. Los paisanos de Dionisio Pérez Jácome están dolidos con la alta criminalidad que en sólo cien años ha rebasado todos los récords implantados en cada trozo de tierra veracruzana.
Aunque en el ayer y ahora, la nota discordante que impone la violencia, la muerte que ronda y todo cuanto hace a criminalidad, no es nuevo. Duele, sí, sobre todo porque no hay tiempo ni fecha para acabar con esta amarga experiencia que enfrentan los veracruzanos.