• Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt

* CONSEJO TÉCNICO, PERO
SIN SABER SECRETOS

Publicado Septiembre 19 / 2014.. Por Raúl González Rivera
E

n ediciones anteriores, se ha dicho en este espacio que el consejo técnico carece de facultades para conocer de los interiores administrativos y gerenciales del Instituto de Pensiones del Estado y que de alguna forma, se debe exonerar a sus integrantes, porque prácticamente tienen atadas sus manos para llegar al corazón financiero de la institución.
Cierto es que a los mencionados consejeros les ha ido muy bien en lo material. Gozan de privilegios, beneficios y recomendados que en algunos importantes casos, cobran pero no realizan ninguna tarea dentro del organigrama que representa al IPE de cara al resto de la vida pública y social de los veracruzanos.
Hay quienes a través de testaferros y parientes, han sido titulares de oficinas que dependen del organigrama grande del IPE, que por el paso del tiempo han conquistado fama y nadie tampoco se ha atrevido a quitar o relevar, por aquello de no te entumas. Los líderes sindicales de los gremios que representan ante el organismo paraestatal, entonces se muestran férreos y bien podrían enderezar campañas de rechazo a la nueva ley que rige a los derechohabientes
Y por otro lado, persiste el juicio-criterio de que para arreglar las cosas en el IPE que no necesariamente está siempre mal, como lo acusa la sempiterna lideresa del SETSE, Acela Servín Murrieta. El IPE tendría que de cortar canonjías y beneficios, que siguen cobrando los influyentes y que la política social que cubre el organismo, sea garantizada con los aportes del estado y no se culpe más a los cotizantes del mismo, porque constituyen la parte más débil del saqueo indiscriminado que algunos cuantos, han realizado con el paso de los años.
Hay una lista enorme de bienes y construcciones, que el IPE ha concesionado y vendido sin la autorización ni consenso de sus derechohabientes, con los cuales forjó un rico patrimonio, pero el cual ninguno de los miembros del consejo técnico ha dicho ni justificado algo.
Y por otro lado, mucho antes la incertidumbre que hoy cobra el IPE entre sus miembros, trabajadores activos y jubilados y pensionistas, se está en espera de que el frente de defensa presente su denuncia para pedir que se esclarezca el destino de las cotizaciones y se identifique a los responsables del affaire cometido con el mundillo de las finanzas de la institución en cuestión. Como hace falta una opinión del abogado José Luis Lobato Campos, acerca de la crisis que con dicho titular, como tal, nunca enfrentó. Por favor.

* CUÁL ES REALMENTE
LA FUERZA DE GREENPEACE

Sobre quién sostiene las actividades que afortunadamente realiza Greenpeace, nadie lo sabe, pero en razón de los objetivos que dice tener, como es hacer la justicia donde hace falta, en los rubros más diversos y que tienen que ver con el desenvolvimiento recreativo, natural, social y de salud pública del grueso de los ciudadanos en el mundo.
Periódicamente, algunos medios, porque no todos, difunden los trabajos que realizan los tantos expertos que militan en las filas de Greenpeace y que al menos sobre tierras veracruzanas, incluye en su catálogo de intervenciones las que tienen relación con la planta nuclear de Laguna Verde, la contaminación en los ríos de los Pescados y toda la costa de la zona norte de la entidad, de instalarse las plantas hidroeléctricas que se destinarían a sociedades financieras privadas para su exploración y explotación.
Es decir, que Greenpeace, ha tenido y sigue teniendo una amplia intervención con la protesta social, el reclamo a instituciones públicas y el rechazo colectivo a todo aquello que daña o hace peligrar la salud pública.
Greenpeace, juega un papel protagónico en el resto del mundo, pero sobre todo en los espacios de la geografía nacional en donde con su participación sería posible contener las afectaciones que padecen los hombres y mujeres, o como hoy lo vienen diciendo expertos en el sentido de las emanaciones venenosas, que respiran los avecindados a lo ancho y largo de suelo veracruzano y que han sido observadas, acusadas y exhibidas por el organismo, que cuenta con el reconocimiento de la ONU, continúa sin dar los resultados que todos esperan y que por otro lado, hasta pareciera que trabajan para oídos sordos, como suelen ser muchos de los gobiernos bajo los cuales se mueve al mundo inclusive.
Se ignora en que momento Greenpeace ha podido encontrar eco a sus llamados de atención elevados ante autoridades de cualquiera de los tres niveles de gobierno y por otro lado, si el faltante se identifica con el ausentismo radical de una fuente de poder que le permita asumir toma de decisiones, que en la realidad no solo recompongan las cosas, sino que igualmente tengan la autoridad para dictar sanciones, imponer correctivos monetarios y de otro carácter que tiene que ver con la suspensión de actividades, como sucedió recientemente, cuando se dijo que Odebrecht, no calificaba para la explotación y exploración de las minas cercanas a los municipios de Nautla, Gutiérrez Zamora, Vega de la Torre y otros más.
Empero, a tantos años de lucha, la pregunta sigue siendo y qué de Greenpeace, hasta dónde, cuándo y cómo trinchera para elevar la denuncia social y qué bueno, pero cuantos triunfos puede anotarse la sigla, porque la certidumbre de muchos más, es que la sigla adolece de certeza jurídica y por ende de ser escuchada por quienes tienen a su alcance la oportunidad de hacerlo.

* MUCHOS ANUNCIOS,
CON UN XALAPA IGUAL

Hay cuando menos quince siglas sociales, políticas, partidarias y la de los extranjeros traídos a la ciudad para acomodar su vida urbana y buscar el mejoramiento de la imagen, sin que a la fecha se aprecien los cambios reales o los que los auténticos xalapeños y de quienes no siendo nativos de la ciudad, la aman y la ven como suya.
Los índices de la contaminación del ambiente, son diversos.
El aire, es gravemente atacado por los tóxicos, que van desde los humos y hedores que despiden los centros expendedores de comida rápida, hasta las chimeneas que portan como tubos de escape los autobuses urbanos, pero que los agentes de tránsito no ven.
La imagen citadina, se esfuma ante el aire nauseabundo que se respira a los cuatro costados de la ciudad. Sin ser industriosa ni nada parecido, Xalapa, es asemejada con las capitales más contaminadas del país. Esos humos, tóxicos y ruidos, los despiden la flotilla de autobuses del servicio urbano; los camiones que distribuyen los tanques de gas destinado al uso doméstico y la fila enorme de fondas y demás, que operan con aceites baratos en la elaboración de la comida chatarra.
El tránsito vehicular, sigue siendo tan complicado como en los últimos veinte años.
Las zonas de aparcamiento en nuestras calles y avenidas, el negocio de las grúas continúa dándose de manera impune, amén de las ganancias extraordinarias, que están registrando los estacionamientos públicos, que sin control alguno, elevan sus tarifas cuándo les viene en gana.
Si a todo esto, le agrega usted, que la semaforización es deficiente, que el descolorido operativo del "uno por uno" difícilmente alguien lo respeta y que es un hecho la ausencia absoluta de respeto al paso de los peatones y las rodadas de los ciclistas, el riesgo sigue inminente para ambos, además de que a nadie prácticamente importan o atraen los escasos señalamientos que autoridades fijan en distintos puntos de la capital, a los cuales, tampoco nadie los hace respetar.
Empero, el equipo contratado en Europa Occidental, para que vinieran a decirnos lo que todos aquí saben, continúa anunciando que cuanto programa hay para mejorar el habitar en Xalapa, va por buen camino. El problema es que la población no lo ve ni siente.
Los temerarios, como se conoce a los grupos de policía vial, continúan haciendo como que hacen con sus recorridos todos camuflados y armados con metralla, pero sin ningún efecto en lo que se refiere a los rubros de orientación, consejo y recomendaciones a los tantos ciudadanos, automovilistas y ciclistas amigos del desorden, el caos vial y por supuesto la anarquía.