• Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt

* FUERA CONSEJEROS Y
DIRIGENTES GREMIALES

Publicado Julio 23 / 2014.. Por Raúl González Rivera
E

l jefe del poder ejecutivo hace una explicación sobre el destino que corresponde cubrir al Instituto de Pensiones del Estado, pero lamentablemente el grueso de trabajadores en activo y los pensionados siguen sin concebir como una realidad, que el organismo mitad estatal y la otra mitad de los derechohabientes, enfrente una crisis en primer lugar y que requiera del concurso de quienes dieron una vida al servicio público y que ahora tengan que seguir haciendo cotizaciones.
Líderes de trabajadores sindicalizados están siendo calificados como traidores y no hay mucho equívoco en esta apreciación.
Los anteriores, como consejeros del órgano principal de control y conducción del IPE, en coordinación con sus directores, jamás se han conducido con verdad frente a sus representados, luego entonces tendrían que renunciar e irse a sus residencias y ranchos particulares.
En los dos últimos casos, el grueso de trabajadores en activo y pensionados y jubilados, nada creen. Siquiera darles el beneficio de la duda, tampoco. Todos ellos son viejos líderes, dueños de los gremios y sus siglas sindicales, con la representación que ostentan en relación al supuesto beneficio de los trabajadores en cuestión, han enriquecido personalmente hasta el asco; y en la lucha para demostrar los latrocinios que los políticos cometieron con las finanzas del IPE, nunca han abierto la boca, sino todo lo contrario.
Cómo entender, que habría de ingresar a la legislatura estatal una iniciativa de ley, que sin mayores cuestionamientos ni mucho menos ser sometida a un amplio debate, con participación de líderes sindicales, maestros, trabajadores y jubilados y que los consejeros que representan a los gremios en el Instituto de Pensiones del Estado nunca orientaron absolutamente en nada a sus representados, no obstante que se estaba dando el mayor sangrado financiero que en su historia el organismo paraestatal había tenido que enfrentar.
En dónde están Acela Servín, Enrique Levet Gorozpe, Ricardo Diz Herlindo y el resto de líderes gremiales, dirigentes eternizados en los sindicatos magisteriales de la escuela primaria, el bachillerato y la Universidad Veracruzana, los que saben bien que un inmenso patrimonio consistente en bienes inmuebles, recursos financieros y otros bienes, formaban parte del soporte sólido con que contaba el IPE y que ahora gobierno estatal, tenga que echar mano de los propios derechohabientes para sacar adelante a su institución. Lo que irremediablemente lastima y lesiona las cuerdas más sensibles de miles de cotizantes y pensionistas y jubilados.

* REALMENTE QUÉ
HACEN LOS DIPUTADOS

Local como nacionalmente, los legisladores representan una carga económica y financiera muy poderosa para el pueblo que contribuye con sus impuestos al fisco, pero lo que espera de sus representantes legislativos, el común no lo encuentra ni tiene a la mano.
Es común que cada tres años se escuche en el discurso de campaña que los diputados habrán de realizar las grandes faenas en beneficio de la sociedad en cualquiera de los cuatro puntos cardinales de este país. Pero igual, pasado el lapso del mandato constitucional de los diputados o padres conscriptos y padres de la patria, las consecuencias y resultados son los mismos.
El común de la gente lamentablemente, para su causa y expectativas, carece de memoria histórica, así que cada tres años brinda a los candidatos su escucha y voto en ánforas electorales, lo que les hace montarse en curules, desde las cuales se presume que el señor diputado va a legislar y, por otro lado, que va a gestionar las obras y servicios públicos y que se los regatean también los políticos en todas las épocas con sus días, semanas y horas.
Empero, un buen número de estos prospectos políticos corta su representación antes de concluirla para buscar la chamba siguiente. Es decir, a las cámaras de los congresos federal y estatal, los convierten en simples trampolines para salir de una ubre emanada del erario público y pasar a otro chupadero presupuestario.
Luego entonces, la pregunta que se hacen voces sensatas es saber a ciencia cierta qué hacen los señores diputados, cuando local y en el país, la problemática con todos sus rostros difícilmente se adecua a las exigencias sociales y con sus posiciones de sometimiento al poder que manda local y nacionalmente, dejan mucho que desear.
Su mantenimiento, el cual incluye además viáticos para viajes por líneas aéreas, en el país y el extranjero, pagos de todo, hasta reírse, pero que a los contribuyentes deja con la mirada perdida, cuando se les pregunta cuál es en realidad la función que prestan estos personajes, alejados de las exigencias de saber cuándo dejarán de asestarse los gasolinazos, entre otras medidas que tienen a la sociedad con el Jesús en la punta de la lengua.
Pero, que a los contribuyentes del fisco cuestan carretadas de dinero y sigue sin verse efectivamente cuándo van a cambiar las necesidades de educación, empleo, salud y recreación que colocan a las inmensas mayorías en postración permanente contra la pared, por prácticas que le permitan a las mismas mayorías a tener una vida confortable y armónica.
Seguramente aquí el amo magisterial Juan Nicolás Callejas Arroyo justificará lo injustificable, pero la duda enorme queda en buena parte de la población consciente de que sus diputados cobran mucho y nadie entiende qué hacen, fuera de ser actores principales en una fila de boletines de prensa que hacen circular todos los días.

* GALENOS DEJAN HOSPITALES,
PORQUE LES FALTA TODO

Una vuelta por los pabellones de los hospitales públicos, no importa la sigla, pero en este caso se exhibe el ISSSTE, cuyo organismo alquila o renta los servicios que les brinda a sus derechohabientes un edificio completo el hospital civil "Dr. Luis F. Nachón", en uno de sus cuartos una paciente hubo que esperar once días para que un cirujano la interviniera quirúrgicamente y salvara su cadera.
En su clínica-hospital de esta ciudad capital, la cual está siendo objeto de una ampliación sospechosa, según dos galenos que prestan sus servicios en sus interiores, porque los especialistas brillan por su ausencia y los demás tienen una clientela que atender que fluctúa entre los 25 y 30 pacientes diarios, en espacios apretujados y con un cuadro de medicamentos profundamente restringido.
Los cuales, si no los hay, cuatro empleados que más parecieran ser celadores de cualquiera de los penales de la entidad, dispuestos a todo con tal de hacer la defensa de sus patrones, porque cuando les resulta un imposible que puedan surtir las recetas que dictan sus médicos a los derechohabientes, simplemente les ponen caras duras y les instan a regresar en ocho o más días para ver si ya llegaron los medicamentos de patente.
Cuentan los médicos, que hay nuevas enfermedades, el número de médicos en dichos nosocomios son insuficientes, sus salas de atención reducidas y sin el equipamiento que exige este tipo de instituciones de salud pública y los galenos que optan por salirse de sus horarios de trabajo y esperar a que pase la nube impresionante de pacientes visitando sus consultorios.
En tanto, las oficinas centrales del Issste se encuentran atestadas de médicos especialistas, nomás por caprichos personales de burocratizados vendepatrias, que en aras de cobrar ricos emolumentos salariales, prefieren engañar a la sociedad mexicana, rindiéndoles un rostro inexistente de los nosocomios y sus servicios a sus patrones y directivos nacionales, incluidos los jerarcas políticos, que poco ven por la salud pública, que se engañan asimismo presumiendo de una casa de salud hueca por dentro y apócrifa por fuera.
Esta es una faceta del nefasto mundillo de la salud pública y la infamia que se comete con la salud de quienes más lo necesitan en este depauperado país, obviamente no por noblezas de las instituciones, sino por la corrupción que se pavonea en los despachos de algunos de sus personajes que cobran como directivo. Al tiempo.