* SE POLARIZA ELECCIÓN
INTERNA EN EL PAN

Publicado Abril 17 / 2014.. Por Raúl González Rivera
E

l encono avizora que los panistas no tendrán una elección tranquila ni democrática.
Los viejos albiazules sostienen que la mejor de sus cartas se llama Gustavo Madero, al que también los priistas le ven espolones para volver a ocupar la dirigencia nacional del partido conservador mexicano, lo que garantizaría que el binomio o amasiato entre panistas y priistas pudiera continuar como bloque en contra de las izquierdas, que en este momento andan por un callejón sin aparente salida.
En tanto, los líderes de estreno, de filiación calderonista, sugieren que sea el economista Ernesto Cordero el abanderado de las mayorías albiazules y consecuentemente se constituya en el candidato idóneo para enfrentar a Madero.
Todo esto hace que la sucesión en el PAN, si es que la hay, se polarice y encone los ánimos entre simpatizantes, afiliados y simples seguidores de los adoradores de Clouthier y otros viejos que le dieron al partido la certidumbre de que siendo conservadores o republicanos, pegarían el salto con rumbo a ocupar la residencia oficial de Los Pinos.
Por supuesto que serán doscientos mil los socios del PAN quienes con su sufragio en las urnas de rigor, harán nuevo dirigente a cualquiera de los dos precandidatos. Hasta el momento no hay un tercero, menos un cuarto, pero vea usted que están atentos políticos y líderes partidarios del resto de maquinarias, como son los priistas, y por supuesto las izquierdas incrustadas en Morena, PRD y PT, dispuestos a no seguirle el juego a la oposición institucionalizada, para el caso de que repita Gustavo Madero.
En la provincia azteca, el síntoma de la descomposición entre panistas, prácticamente desapareció al propio partido político.
Los derroches y fallas ex profeso cometidas con aristas de corrupción, por parte de los gobernantes de los doce años montados en el régimen presidencial, acabaron por fastidiar a las filas de albiazules, que habían visto en su momento la oportunidad de trascender precisamente como una oposición demócrata y dispuesta a continuar en esa ruta por muchos años más.
Empero, el mundo se vino encima de las causas panistas, demostraron que cuesta trabajo alcanzar el gobierno y mucho más conservarlo -pues no leyeron ni entenderían las lecciones de Nicolás Maquiavelo-. Así que perdieron el poder y con esta derrota se exhibieron hasta la fecha más las miserias que acompañan a los panistas, mucho antes, sin duda, de que se produzca el milagro de que vuelvan por sus fueros, porque están frescos sus rotundos fracasos como gobierno.

* MUEREN 36 EN CHOQUE
DE AUTOBÚS Y ¿QUÉ SIGUE?

Este país de barbarie remató la semana con el accidente del autobús contra un tráiler y que dejó como resultado 36 víctimas mortales y 4 lesionados.
Era un autobús que transportaba turistas que habían iniciado su viaje en el vecino estado de Tabasco, que cruzaría tierras veracruzanas con rumbo a la ciudad de México, pero cuyo conductor, quizá cansado o harto de conducir tantas horas sin descanso, no se percató de un tráiler al que embestiría con las consecuencias por todos conocidas, en el sentido de que se incendió al estrellarse, muriendo quemados 36 usuarios, sin ninguna posibilidad de salvar la existencia.
La tragedia enluta a 36 hogares mexicanos, pero como la muerte es una constante que recorre las calles y ciudades interiores del país, a quién puede importarle siquiera razonar sobre el por qué las diferentes líneas camioneras se permiten que conduzcan choferes con jornadas de 24 horas sin descanso.
Obviamente, la secretaría de comunicaciones dirá que todo estaba en regla, el autobús, sus condiciones mecánicas y su conductor. El pulpo camionero así salvará el pellejo y no pagará a ninguna familia los derechos del pasajero, al tener que viajar en ese autobús de la muerte.
Nuestras carreteras no son para correrse a altas velocidades.
Y los servicios médico-hospitalarios, cuya calidad y competitividad quedan en absoluta duda, debido a que entre las ciudades del sur-sureste del país y que incluye a la entidad vecina de Tabasco, no hay hospitales de primer nivel, ni médicos especialistas, ni nada que se le parezca.
En el sur de Veracruz, o concretamente en Acayucan, opera un hospital, el Metropolitano, al cual numerosos pacientes han acusado de inventarles padecimientos e intervenciones quirúrgicas, con el fin y que sirvan de pretexto para poder cobrar los seguros médicos que cubren aquellos religiosamente.
Con la muerte de 36 víctimas ocurrió algo insólito, muchos de ellos, carbonizados sus cuerpos, fueron transportados a Acayucan, es decir, a dos horas de viaje por carretera del lugar en que ocurrió el accidente, mientras en Cosamaloapan no llegó ninguno -hasta donde se sabe-, cuando la distancia entre el sitio en donde ocurrió el accidente y las clínicas y hospitales de Cosamaloapan se encuentran ubicados a escasos 30 minutos por carretera, amén de que en Acayucan no existen especialistas y en la tierra de Rafael Arriola Molina sí figuran en el padrón de galenos de sus nosocomios.
Como lo reconoce el doctor Juan Antonio Nemi dib, faltan los médicos generales y los especialistas en nuestros hospitales. No cabe la menor duda.

* ANTES QUE LAS GRÚAS,
URGE ORDEN EN TRANSPORTE

El transporte de pasajeros se da en sus tres versiones y los mismos se han convertido en una pesadilla para el común, porque además de cobrar tarifas por encima de las supuestamente autorizadas, asumen las calles y avenidas como suyas, sin reconocer los derechos de usuarios y el grueso de éstos se lamentan de los malos servicios que prestan cotidianamente.
Las cien líneas camioneras que circulan en Xalapa, enfrentan un constante deterioro de sus carrocerías, neumáticos e interiores. Las incomodidades de los usuarios van más allá, debido al costo de las tarifas que igualmente se han ido incrementando cotidianamente.
Las calles de la ciudad son estrechas, porque siguen siendo las mismas de hace cien años.
Y las colonias son tantas, que ya rebasaron las 400 en la zona periférica, sobre todo, hasta donde llegan precisamente los autobuses urbanos, los taxis y las camionetas combis, que en algún momento en este sexenio iban a ser puestas fuera de la circulación debido al riesgo que representan para sus pasajeros, en el caso de que se registren siniestros y otros accidentes, los cuales resultarían de consecuencias altamente fatales.
El taxi es caro y sucio y maloliente, ni duda, pero además resulta caro al grueso de los pasajeros que lo utilizan, debido al alza de sus tarifas, sin que conozca de su autorización legalmente la dirección de tránsito del gobierno estatal.
En cambio, los operativos de grúas y la imposición de multas que trae consigo el arrastre de vehículos a sus improvisados corralones, porque tampoco existen los propios de la institución pública, lo que provoca que la autoridad vial acometa con verdaderos estragos para el común, con sus deplorables servicios.
Como consecuencia de todo esto, es justamente necesaria la organización y ordenamiento de fondo del transporte público, en sus tres versiones, porque hoy más que nunca estaría necesitando su acomodo como un interlocutor entre el usuario y los medios de transportación humana, pero por favor, no más siniestros, accidentes y canalladas de sus conductores, que para circular por nuestras calles y carreteras tienen que "empastillarse" y tomar café negro como desesperados, para poder realizar sus faenas cotidianas.