• Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt

* AYOTZINAPA, UN
REFLEJO DEL PAIS

Publicado Octubre 24 / 2014.. Por Raúl González Rivera
E

l levantamiento que prácticamente es nacional, para condenar los hechos de Ayotzinapa, no constituye un suceso aislado y distante. Se trata de un reflejo de lo que realmente está ocurriendo en todo el país.
Los tambores tocan a guerra, en mucho con semejanza a lo ocurrido en el 68.
Hoy, el conflicto arrancó con la desaparición a manos de elementos policiacos de 43 estudiantes normalistas, de los cuales ninguna autoridad ha podido definir concretamente en dónde están. Además, tienen que responder por seis asesinados más hace 28 días en Iguala y veinte lesionados que fueron hospitalizados, y de los cuales se sigue sin saber cuál es su estado físico.
En aquel fatídico año del 68, los reclamos al gobierno federal, autor de exabruptos cometidos en detrimento de los estudiantes y la matanza de Tlatelolco, hizo hervir la sangre de todos los estudiantes capitalinos y, posteriormente, la gesta se convirtió en todo el territorio azteca. Y si bien Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría nunca fueron llamados a rendir su declaración ante tribunales, la condena popular a 46 años los sigue persiguiendo y castigando.
En esta ocasión el viejo régimen reaparece con toda su crudeza y barbarie en Ayotzinapa…. Y sigue permitiendo el sector gubernamental que sus fuerzas policiacas, gendarmería y las armadas sufran el desgaste en su imagen de que sigan limpiando un estado completo y no encuentren a los jóvenes secuestrados por los uniformados de la policía en Iguala.
Si el titular de la PGR acusa que el alcalde de Iguala y su esposa son los responsables intelectuales del atentado, qué bueno, seguramente razones e indagaciones acompañan sus palabras, empero, como advierte Amnistía Internacional, nada a medias tintas. Si así es, que los atrapen. Hay cinco mil elementos de seguridad, policías estatales, federales, gendarmería, ejército mexicano y la marina, en las pesquisas.
El olor al 68 pareciera estarse perfilando en este moderno siglo XXI, lo cual por ningún concepto conviene a nadie. Hoy por la celeridad con que se difunden los sucesos en el resto del planeta, todo se sabe en cuestión de segundos, cómo entonces, a la condena mundial, se le va responder.
Lo pútrido del sistema de vida público, el cual pende de un hilito, representado por PRI, PAN y PRD, ya no tiene pretexto alguno para no rendir cuentas de un atentado propio de los pueblos bárbaros. No más.

* EN LEYES, CON UN MOÑO
NEGRO PRESAGIAN LA MUERTE

Desde 1968, la conciencia estudiantil había permanecido ajena al ir y venir de la sociedad mexicana.
Barruntos de violencia han estado acechando la cotidianidad del pueblo azteca y, por supuesto, la alerta se encuentra encendida, como quiera, a 46 años de que la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, dejó su herencia maldita en torno a las universidades, escuelas normales y los institutos tecnológicos de este país.
Sin embargo, algo semejante no había ocurrido. El secuestro de 43 normalistas mantiene en un constante Jesús en los labios de las gentes de buena voluntad y los convencidos sociales de que las cosas andan mal en esta gran y sufrida nación azteca.
En la UV hay conciencia social, pese a los amagos de hombres públicos para contener la ola de indignación, enojo e impotencia, que producen sucesos, como el que se generó y estalló en Ayotzinapa.
Sin embargo, la facultad de leyes, después de su histórico papel representado en el 68, prácticamente había permanecido adormilada. Amamantados con centavos del erario público, el control de sus líderes estudiantiles –se dice– a lo largo de cuatro décadas, ha permitido asegurar la tranquilidad en el seno de la enseñanza universitaria, porque los futuros abogados, como dijo alguna vez un viejo académico del plantel, "somos preservadores de un derecho conservador".
Sin embargo, la escuela forjadora de nuevos licenciado en derecho se amaneció luciendo en su entrada principal con moño negro, enorme, en señal de duelo. Confiaron autoridades del plantel, por los hechos de Ayotzinapa. Es decir, que allí se adelantaron al anuncio que nadie quiere escuchar, en el sentido de que a 28 días sólo muertos serán devueltos los estudiantes de la escuela normal rural del lugar mencionado.
Y la otra nota que llama a risa o el ridículo y la inconciencia absoluta: el plantel convocó a los alumnos que pasaban por su aula magna, los metió al recinto, cerró sus puertas y propuso una toma de decisión en torno a las marchas que se realizan en contra de los orangutanes de Iguala, con doble consulta: "vamos o no vamos a la protesta pública". Pero como los adictos eran mayoría, votaron en contra de participar en manifestaciones públicas.
Obviamente, las ideas no tienen cárcel alguna, dijeron jóvenes convencidos sociales y desoyendo las amenazas de aplicarles el torniquete de las faltas en sus listas de clases, un centenar de muchachos, inédito suceso desde hace 46 años, caminaron hacia la magna concentración y llevan dos días elevando su protesta contra los criminales de Guerrero y la salvaguarda de sus iguales, los normalistas.
Queda claro a los muchachos, futuros abogados, que las mayorías viven castrados intelectualmente, cuando en el seno de la universidad se forjan precisamente los ideólogos que darán al país sus nuevas formas de sobrevivencia. Jóvenes sin ideales, es igual a muertos en vida. Por favor.

* PRIISTAS NO QUISIERON
ESCUCHAR A REYES HEROLES

Sin duda, un socio del viejo régimen intelectual, fresco en sus ideas, revolucionario sin tache, brillante orador, académico de cepa, autor de volúmenes alusivos a la historia de México y la teoría del estado fue don Jesús Reyes Heroles, tuxpeño de origen, pero forjado en las instituciones de educación defeñas.
Don Jesús, que fue secretario de Gobernación, secretario de la SEP, director de Pemex, expositor de ideas, lo que llevó a aceptar la dirección del PRI, cuando dicho membrete comenzaba a desmayar debido a lo intolerante e inflexible de sus acciones, se le recuerda porque aquí en Xalapa, precisamente, propuso a los gandules que ostentaban la dirigencia estatal, que más parecían viejos mentalmente, metidos en cuerpos juveniles, que "el PRI se renueva, o muere".
Y como respuesta, los líderes estatales del ex partidazo, despidieron a su entonces líder nacional lanzándole tomates a sus espaldas y una catarata de adjetivos y epítetos, que dejarían en aquellos días sin habla a los propios avecindados de la generosa ciudad de Alvarado. Amigo y conductor de masas juveniles, el licenciado Jesús Reyes Heroles, lastimado por los muchachos, pero tolerante y comprensivo con aquéllos, les diría su punto de vista, tan fresco, como que encuentra conexión con el presente, al abordar el tema, diciéndoles:
"Se es joven sólo si se ve la vida como un deber y no como un placer, cuando nunca se admite la obra acabada, cumplida, cuando nunca se cree estar ante algo perfecto.
"Se es joven si se está lejos de la docilidad y el servilismo, si se cree en la solidaridad y en la fraternidad.
"Se es joven cuando se quiere transformar y no conservar; cuando se tiene la voluntad de hacer y no de poseer; cuando se sabe vivir al día, para el mañana; cuando se ve siempre hacia adelante".
Además, Reyes Heroles dijo a los jóvenes de los años 70-80: "Cuando la rebeldía frente a lo indeseable no ha terminado, el anhelo por el futuro y se cree todo posible, cuando todo esto se posee, se pueden tener mil años y ser joven todavía".